Pancho Delgado

La música vuelve a ganar

Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email

Mi padre soñaba con que yo fuera un gran jugador de fútbol, algo parecido a cualquiera de los jugadores de moda de aquella época: Butragueño, Hugo Sánchez, Maradona… en fin, cualquier estrella del firmamento del esférico. Me apuntó al equipo de fútbol del pueblo: El Club Deportivo Marino, pero pronto, vieron que mis dotes futbolísticas se decantaban por estar bajo los palos: guantes y pantalón con protecciones para las caídas para detener aquel balón que iría directo a la escuadra. Pero las uñas, que ya empezaba a dejarme crecer para tocar la guitarra y los guantes de portero, eran totalmente incompatibles. Música 1 – 0 Fútbol.

Treinta años después, me planteo la idea de llevar a cabo, mediante una lucha quijotesca, el adoctrinamiento musical de mis hijos: listas de reproducción de The Beatles (todo el que me conoce, sabe de mi absoluta pasión por Los Cuatro de Liverpool), Michael Jackson, los divertidos vídeos de Bruno Mars… es más, sesiones de viaje en coche con temas de mi discografía: Alma de Bolero, con las canciones “Se me va”, “Eso nomás”, “Dueño de nada”; también Mestisay y canciones como “La Rosa de Los Vientos”, “En Busca de Valentina”… Te prometo, de verdad, que cantábamos todas y cada una de las canciones: todos a coro, forzando en los estribillos hasta llegar a la última nota.

Conseguí que Alejandro, mi hijo mayor, con apenas 7 años, dijera nada más entrar en el coche: “Mamá, por favor, ¿puedes poner “I am the walrus” (temazo de The Beatles, autoría de Lennon). Imagínate, mis hijos estaban navegando en esas sonoridades idílicas del plan de enamoramiento que fragüé.

Un buen día, Alejandro llegó del colegio alucinando con unas melodías que había escuchado en el Ipad de clase: ¡Papá, papá!, ¡tienes que escuchar esto! Teclea www.youtube.com, seguido hits del rock de los ´80 y ahí, empieza a mirarme con ojos de inventor desquiciado que lleva años buscando su Santo Grial. Empieza a sonar “Sweet child of mine” del grupo Guns and Roses y se pone a hacer como si tuviera entre sus brazos, la guitarra eléctrica del propio Slash (guitarrista del mítico grupo), pero no una réplica, copia exacta del mismo modelo o parecida, no, no, no, de eso nada, tendría la guitarra que el mismísimo Slash le habría regalado en ese momento de éxtasis sonoro. Mi voluntad y The Beatles 0 – 1 La música, su música, la guitarra eléctrica y el Rock.

Con este post, mi objetivo ha sido reflexionar sobre la grandeza que alcanza la música en momentos determinados. A pesar de intentar trazarle, a mi hijo, un camino, una estrategia para diseñar el ecosistema sonoro en el que quisiera que creciera y se desarrollara musicalmente hablando, la música es quien elige, sin ni siquiera saberlo nosotros mismos. Es capaz de trazar otras líneas, de sabotear proyectos celosamente diseñados, dibujando otros mapas, alterando la ruta deseada, burlando hasta el mejor plan diseñado por un padre. ¿Por qué? Porque cuando alguien es tocado por la varita mágica de la Diosa Fortuna, automáticamente es bendecido con ese don, ese preciado tesoro que nada ni nadie puede comprar; un bien inmaterial del que solo unos pocos son poseedores: el don de emocionar.

BLOG

Cuando la música para

Las bolas del sorteo de navidad, con el premio gordo

En el siguiente post, hago un breve reflexión sobre el valor de la amistad.

Pues sí. Aunque no lo creas, tuve pelo. Es más, tuve pelo y muy largo. Una coleta rubia y rizada, que cuando iba a la playa a darme un baño con los colegas, al salir del agua, el pelo me llega casi a rozar la cintura. Imagínate esa imagen: Yo, Pancho Delgado con ese pelazo.

Pancho-Delgado-Compositor-Composicion-Songwriter-Musica-Popular-World-Music-clases-de-guitarra-de-requinto-Los-Cristianos-Tenerife-Islas-Canarias-Blog

Hasta la llegada del virus, mi vida era así: 06:00 de la mañana hora Canaria. Suena mi despertador. Me levanto, me lavo la cara y me visto. Entro a la cocina y lo primero que hago es encender la radio para ponerme al día con la actualidad informativa. Bebo un vaso enorme de agua. Enciendo el teléfono móvil y miro la agenda para ver la actividad que me espera a lo largo del día.

LA-MÚSICA-EN-LA-ESPAÑA-DE-LOS-BALCONES-foto

A las 20:00 horas (19:00 hora de Canarias), como cada tarde, el bullicioso aplauso emocionado de las personas surge …

17 comentarios en «La música vuelve a ganar»

  1. Gran reflexión Pancho… habría que añadir que, en momentos como este, tan duros… «la música ha vuelto a ganar» y ha quedado demostrado con la proliferación de personas compartiendo su música, de todo tipo y por cualquier medio (redes sociales, balcones, azoteas… ), para intentar animar, en unos momentos en que cualquier sentimiento positivo es bienvenido y, la música siempre es positiva. Por lo tanto: Música 1- Coronavirus 0. Un abrazo.

    Responder
  2. Que quieres que te cuente,Pancho,que estoy contigo en la música en la creación y en el arte por lo que se regala con todo esto,con la belleza que se construye a cada segundo la magnificencia del UNIVERSO.

    Responder
  3. Me ha encantado tu post. Has desgranado a partir de tu pasion musical «cientifica» esa fusión
    entre la Madre Música que abraza a todo sus hijos por igual- independiente de sus niveles- llevándolo hacia la inclinación a tu niño por adentrarlo en el mundo maravilloso de la reina de las Artes que tendra en su futuro la llama emocional de un amor indeleble. Mis tres hijos
    pasaron por las aulas del Conservatorio y de la musica populsar canaria, boletistica y del pop.
    Gracias pibe, un abrazo grande.

    Responder
  4. Enhorabuena amigo Pancho,la música ganará siempre,porque la música es vida y esperanza sobre todo en estos momentos.
    Todos acudimos a la música en los momentos malos y por supuestos en los buenos que nos hace gozar.
    Pancho gracias por lo que estás haciendo
    Viva la música,un fuerte abrazo

    Responder
  5. La música es lo que tenemos los músicos en el alma…..
    Y eso no lo pueden quitar nadie. Ni el corona virus… Seguir adelante ya vendrán las vacas gordas. Ahora estamos en vacas flacas. En todo en la sanidad gobierno y la caída en la economía. Pero después de una gran tormenta. Viene la calma total….

    El guero García… Viva pancho delgado

    Responder
  6. Hola amigo Pancho, tienes la extraña abilidad de sorprenderme con cada cosa que haces. Desconocía tu grandeza a la hora de narrar con una escritura perfecta, tipo novelista que engancha nada más ponerte a leer, me dejas con la boca abierta al descubrir cómo te expresas. Sin enrollarme más, eres un Viejoven que me encanta leer y escuchar. Un abrazo amigo. Kepa.

    Responder
  7. Fantástico legado para tus hijos!! La música nos abre espacios infinitos y nos permite conectarnos! Gracias Pancho por esta pasión y por compartirlo con todos!

    Responder
  8. Así es Pancho, la música se introduce en nosotros, aunque viajemos a través de los distintos géneros e intérpretes, el tren se para en las estaciones que él quiere, te regala un billete de ida solamente y prosigue su recorrido alimentando corazones.
    Lo más importante es que supiste llevar a tus hijos a la estación de partida correcta.
    Siempre te lo agradecerán.
    Un abrazo musical muy fuerte desde Murcia, terrunio que te quiere y que es también tu casa.

    Responder

Responder a Kepa Cancelar la respuesta