Pancho Delgado

YO TUVE EL PELO LARGO

Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on email

Pues sí. Aunque no lo creas, tuve pelo. Es más, tuve pelo y muy largo. Una coleta rubia y rizada, que cuando iba a la playa a darme un baño con los colegas, al salir del agua, el pelo me llega casi a rozar la cintura. Imagínate esa imagen: Yo, Pancho Delgado con ese pelazo.

Realmente, en esa época, casi todos los jóvenes de mi isla, llevábamos el pelo largo. Es herencia del “look” que trajo Fernando Carlos Redondo, ese centrocampista que fichó el Club Deportivo Tenerife en la época en que el argentino Jorge Valdano, era su entrenador. Lo reconozco: todos los jóvenes de aquella época, nos enamoramos del pelo de “Redondo” cuando se le movía mientras dominaba el centro del campo.

Mi pelo le gustaba a todo el mundo, bueno, mejor dicho, a casitodo el mundo. Le gustaba a mi abuelo, a mis abuelas, a mis tíos, a mis padres, a mi hermana, a mis amigos (todos lo llevaban igual), a mis maestros… Sólo había una persona a la que no le gustaba: Isaías Pérez.

Isaías Pérez, natural de El Escobonal, pueblo de las medianías del sur de Tenerife, llegó hace muchos años ya, una tarde de septiembre, a Los Cristianos. Vino con la intención de amenizar el baile con su orquesta Los Orceánicos y regresar a su pueblo, El Escobonal, sin saber que se quedaría aquí para siempre, convirtiéndose en uno más de este pueblo. Trabajó en Correos, fue entrenador del Club Deportivo Marino, ayudó en la organización de las fiestas patronales, fue director del coro parroquial, voluntario de la Cruz Roja, amante de la pesca de barco y de la pesca submarina. Además, era el director musical de la agrupación folklórica de mi pueblo: La Parranda Marinera. Músicos viejos, cantores y cantoras que habían heredado la tradición musical del pueblo, a fuerza del duro trabajo, necesidad y miserias de la postguerra española. Herencia recibida a través del testimonio de sus padres, que a su vez, había sido heredada de sus abuelos, prolongando esa cadena espiritual obligatoria, nacida en un instante perdido en el tiempo.

-¡El jueves te quiero ver con tu timple1 en el cuarto de ensayo!. Éstas fueron las palabras que Isaías me dirigió al verme tocar en el bar de mi padre.

Los viernes por la noche, solían venir varios músicos al bar de mi padre, el Bar Restaurante Corisa, a tomarse unas copas y a tocar y cantar un rato. Mi padre, tenía un arsenal de instrumentos preparados para la ocasión. Justo en la escalera que bajaba hacia al sótano, donde se almacenaba toda la mercancía, colgando de la pared había todo tipo de instrumentos: timples, un cuatro venezolano, tres guitarras, una gaita gallega (ahora lo pienso y me da la risa), una tombora dominicana (ya me dirás), unas maracas, un cencerro… Era como el arsenal armamentístico del que disponía el típico matón a sueldo de las pelis de acción hollywoodiense. Todos los instrumentos estaban listos para ser desenfundados en cualquier momento, a cualquier hora. Y ese momento se repetía cada viernes por la noche. Recuerdo a Claudio el de La Dorada, a Mendoza, a Lorenzo… músicos parranderos de primera división, de los cuales, reconozco que aprendí muchísimo de su naturalidad, de la ingenuidad con la que veían la música, un medio de divertimento sólo para ellos. La mayoría de las veces, las parrandas eran a puerta cerrada. Se iba la gente y llegaba el momento. En el bar, solo quedaban ellos, mi padre, mi tío Juan, y yo, sentado en una caja de cerveza, asistiendo, una vez más, como cada viernes por la noche, a esa comunión sagrada de respeto a la música, una reverencia a su majestad la tradición.

1 El timple es un instrumento musical tradicional canario. Parecido al ukelele, al cuatro venezolano o al charango…

BLOG

Cuando la música para

Las bolas del sorteo de navidad, con el premio gordo

En el siguiente post, hago un breve reflexión sobre el valor de la amistad.

Pues sí. Aunque no lo creas, tuve pelo. Es más, tuve pelo y muy largo. Una coleta rubia y rizada, que cuando iba a la playa a darme un baño con los colegas, al salir del agua, el pelo me llega casi a rozar la cintura. Imagínate esa imagen: Yo, Pancho Delgado con ese pelazo.

Pancho-Delgado-Compositor-Composicion-Songwriter-Musica-Popular-World-Music-clases-de-guitarra-de-requinto-Los-Cristianos-Tenerife-Islas-Canarias-Blog

Hasta la llegada del virus, mi vida era así: 06:00 de la mañana hora Canaria. Suena mi despertador. Me levanto, me lavo la cara y me visto. Entro a la cocina y lo primero que hago es encender la radio para ponerme al día con la actualidad informativa. Bebo un vaso enorme de agua. Enciendo el teléfono móvil y miro la agenda para ver la actividad que me espera a lo largo del día.

LA-MÚSICA-EN-LA-ESPAÑA-DE-LOS-BALCONES-foto

A las 20:00 horas (19:00 hora de Canarias), como cada tarde, el bullicioso aplauso emocionado de las personas surge …

9 comentarios en «YO TUVE EL PELO LARGO»

  1. Un muy bonito texto que da legitimidad a la música pura y bella. Esa que se echa entre amigos disfrutando de un vaso de vino y de las cualidades artísticas innatas de la gente que se encuentra a tu alrededor. Como no ibas a salir un gran músico¡¡¡¡¡. Normal, con esa escuela¡¡¡¡¡!!

    Responder
  2. Benditos viernes, dan ganas de trasladarse en el tiempo y poder mirar por un agujerito todo lo que se hacía allí. Gracias por compartir estas vivencias y que en algunos lugares de la Anaga profunda se sigue haciendo pero a puerta abierta.

    Responder
  3. Me hace recordar cosas que yo también viví.
    Creo que, en nuestra tierra, esa historia se repite con diferentes protagonistas pero su argumento es el mismo.
    Muchas gracias por hacernos participes de estas historias.

    Responder
  4. Que bueno es recordar la infancia y como va creciendo uno en el tiempo, ya sabia muchisimo de ti amigo pancho pero ahora se mucho mas.
    Gracias por plasmar y escribir todas estas vivencias haber si la gente se da cuenta que ahi mucho mas alla que video juegos y fiestas.

    Responder

Deja un comentario